Los misterios de Ayrton Senna, el último regalo del maestro Castellá

10 noviembre, 2016 Sin categoría

coberta-ayrton-senna-blogPor Odón Martí

Me lo dio como si no tuviese ninguna importancia, al término de una de las comidas que hacíamos regularmente para hablar de todo y de nada, y por supuesto de carreras. Y dijo, consciente que su enfermedad avanzaba, “Encárgate de publicarlo por si yo no puedo hacerlo”.

Era un USB con un libro. Un texto brutal, extraordinario, que se llama “Los misterios de Ayrton Senna”. El muy sinvergüenza lo había escrito sin decir ni una palabra a nadie, aprovechando las horas de obligado reposo tras sus tratamientos en el hospital.

No resistí la tentación de leerlo de un tirón esa misma noche. Al día siguiente, le felicité por lo menos diez veces y él agradeció con sencillez un elogio que no le hacía ninguna falta. Carlos ya sabía que el libro era muy bueno, pero lo que más ilusión le hacía era compartirlo con la mayor cantidad de gente posible.

Los misterios de Ayrton Senna es un retrato tan preciso y clarividente como sólo Castellá podía hacer, de la figura del brasileño, de sus luces y también de sus muchas sombras. Y la crónica de una época dorada de la Fórmula 1. Alrededor del tricampeón y de su íntimo enemigo Alain Prost, desarrolla un lúcido relato sobre el automovilismo y la vida en general que permite entender muchas de las cosas que han sucedido en los circuitos en los últimos cuarenta años.

Es un libro para leer y releer porque el hilo argumental es Ayrton Senna, pero hay tantas anécdotas, pequeñas historias y frases reveladoras de grandes personajes, que es imprescindible disfrutarlo con calma, bien instalado en el sofá y con el móvil apagado. Y está prologado por otro grandísimo periodista, Josep Lluís Merlos, que ha escrito un emotivo texto.  

Se ha publicado en Amazon para que esté al alcance de todos de forma rápida y eficaz. Lo podéis encontrar a través de este enlace.

Estoy seguro que os gustará.

Gracias Maese por este último regalo.

El Blog, el mejor homenaje

Este Blog, de acuerdo con los deseos de su familia, seguirá abierto. Es lo que Carlos merece y estoy convencido que él aprobaría que sus textos, sobre todo los históricos, sigan a libre disposición en la red. Intentaremos reorganizar el contenido del Blog para destacar sus mejores artículos de forma que su legado no quede escondido en las inmensidades de la red. Además, incorporaremos otros hasta ahora guardados en su Mac, que son pequeñas obras de arte que esperaban el momento idóneo para ser publicados. Sin embargo, esto requerirá cierto tiempo y paciencia dada la gran cantidad de textos que escribió; pero, por supuesto, cualquier novedad será anunciada como se ha estado haciendo hasta ahora.

Un recuerdo imprescindible

Han pasado seis meses desde que Carlos nos dejó y me permito la licencia de dirigir a todos los que tuvimos la suerte de conocerle y compartir a través de esta página sus enseñanzas, unas líneas para recordarle.

Quiero explicar de qué forma influyó en muchos de nosotros, en lo personal y profesional a lo largo de muchos años. Era más que un amigo, un hermano mayor. Honesto, leal, amable con todos y con un asombroso sentido común cuyos consejos tenían siempre el punto exacto de equilibrio.

Y era, con diferencia, el mejor de todos nosotros. No sólo por sus inmensos conocimientos que compartía generosamente. Carlos nos enseñó a ver y entender el automovilismo y el deporte de una forma distinta. Y eso nos hizo mejores profesionales. Muchos le debemos buena parte de lo que somos.

Porque cuando nos hablaba de carreras, en realidad siempre lo hacía de personas, y los motores y neumáticos quedaban en segundo plano. Tenía un sexto sentido, una intuición especial para entender actitudes y comportamientos que le permitían explicar porqué las cosas eran de una forma y no de otra. Siempre me sorprendió cómo era capaz de adivinar lo que pasaba por la cabeza de un piloto o un jefe de equipo ante una u otra circunstancia. Y rara vez se equivocaba.

Empezó a escribir este Blog en mayo de 2010. Y creo que lo hizo para que le dejase en paz, aunque no estaba muy convencido. Pero yo tenía claro que su talento no podía quedar encerrado en su despacho y pude convencerle que debía tener su propio canal de comunicación para explicar a todo el mundo aquello que sólo él sabía ver y entender.

Ante su sorpresa, el Blog se convirtió en una referencia como lo prueban cientos de miles de visitas. Puedo asegurar que durante años y especialmente en la larga batalla que mantuvo contra su enfermedad, una de las cosas que más le reconfortaron y ayudaron fue la gran estima manifestada por multitud de personas en miles y miles de comentarios.

Los contestó todos, jamás olvidó a nadie fuese quien fuese y se sintió muy acompañado. Más de una vez comentó lo agradecido que estaba a todos esos visitantes que sentía muy cerca aunque nunca llegó a conocer.

Y es importante que todos aquellos que le siguieron, comentaron textos y enviaron todo tipo de mensajes de afecto sepan que su apoyo fue muy importante para él.

Siempre estará en nuestro recuerdo.

33 Comentarios

Publicar un comentario