Isla de Wright, Agosto de 1987

29 febrero, 2012 Gilles & Didier

Durante su convalecencia Didier Pironi se concentró en sus negocios, el más importante de los cuales estaba relacionado con el mar, ya que junto a su primo-hermano José Dolhem poseían una empresa de servicios náuticos.

Después, ya más recuperado físicamente, Didier y José pusieron en marcha otra en Saint Tropez, en el corazón de la Costa Azul, llamada “Euronautique-Leader” dedicada a la importación de lanchas italianas.

En 1985, a raíz de una llamada a Philipp Streiff para felicitarle por su tercera plaza en el Gran Premio de Australia, Didier dio el paso definitivo hacia el “Off Shore”, la denominada Fórmula 1 del mar. Philipp le contó que él y su manager no volvían a Francia, sino que se dirigían directamente a Cay West en Florida para asistir al mundial de fuera borda.

Didier se animó a ir con su pareja, Catherine Goux, con quien empezó a vivir tiempo después de acabada su relación con Veronique, sobrevenida cuando la cantante empezó a triunfar como actriz televisiva y los celos de Didier hicieron imposible la convivencia. Veronique tuvo que elegir entre su carrera o los celos y optó por lo primero a pesar de que siempre reconoció que Didier había sido el gran amor de su vida.

Didier con una Bultaco. Foto de antes del accidente.

Un año más tarde, 1986, Didier inició sus participaciones en Off Shore, empezando por el Europeo, donde también conoció el lado negativo de esta especialidad al sufrir un accidente en la prueba española celebrada en las aguas de Vilanova i la Geltrú, donde se fracturó cuatro costillas. Sin embargo ello no le desanimó a pesar de que seguía soñando con volver a las carreras de coches.

Y soñaba con volver a los circuitos porque su recuperación física era total, o al menos ya no podía mejorar. Después de cuatro años, 34 operaciones y la compañía de un centenar de tornillos, se había subido en el mayor secreto a un F.1 de colección en un pequeño circuito cerca de París. Después ya había podido rodar en el Paul Ricard con el AGS de Fórmula 1, un vehículo del fondo de la parrilla en un ensayo que le había permitido hacer una primera valoración. A finales de agosto del mismo 1986, en el circuito de Dijon hizo un largo “test” con Ligier en gran secreto, ya que Jacques Laffite se había fracturado las piernas en Brands Hatch y difícilmente iba a poder volver a correr. Guy Ligier habría estado encantado de volver a tener a Pironi en su equipo y por ello aquel segundo test ya fue en serio, aunque los resultados aconsejaron esperar un poco más para intentar un retorno definitivo a la competición automovilística.

Por ello decidió seguir en el mundial de Off Shore y se concentró en el ya iniciado proyecto de una lancha revolucionaria, en fibra de carbono y muy ligera, a la que bautizó como “Colibrí”, un nombre bonito que además era el del patrocinador. La lancha fue construida en los astilleros ACX de Brest,  en la Francia atlántica. Su equipo de competición lo formaban Bernard Giroux, que era el navegante, ex copiloto de Ari Vatanen en el Dakar y Jean Claude Guénard, ex ingeniero de Ligier, que ocupaba el puesto del llamado “acelerador” pues era el encargado de controlar la potencia de los motores Lamborghini que impulsaban la embarcación.

A principios de Agosto consiguieron su primer gran triunfo, al ganar la prueba que se celebraba en Noruega. Aquel éxito colocó al equipo en lucha por el título y con ello Didier volvía a ser un hombre feliz: cada día estaba mejor físicamente, su nuevo proyecto estaba triunfando, Catherine estaba por fin embarazada (por inseminación artificial) y de todas las felicitaciones recibidas la más entrañable fue la de Enzo Ferrari, quien le llamó en persona tras la victoria. Aunque al principio de su convalecencia hablaban a menudo, casi dos veces por semana, la comunicación había ido disminuyendo con el paso del tiempo, así que aquella fue una llamada muy emotiva.

Pironi y Ferrari, dos nombre unidos para siempre.

Pocos días después, el 23 de Agosto, se celebraba la siguiente prueba en las aguas de la isla de Wright, cerca de Southampton. Al principio de la prueba el “Colibrí” estaba entre los cinco primeros y no tuvo demasiados problemas para acceder a la segunda posición, detrás del “Pinot de Pinot” del piloto Renato della Valle. Cuando se colocaron segundos la boya de giro ya estaba cerca y era importante llegar a ella en cabeza, así que el Colibrí siguió a fondo hasta encontrar las olas generadas por el petrolero Avon, de la compañía francesa Esso.

Nunca sabremos porqué el “Colibrí” se desestabilizó al cruzar la ola, si fue por el exceso de velocidad o por su ligereza, pero lo cierto es que tras el salto se giró en el aire y cayó al mar boca abajo, a una velocidad aproximada de 170 km/h; nunca sabremos si Jean Claude midió mal la potencia para atravesar la ola, o si como ya había hecho otras veces, Didier le había sujetado la mano para que no aflojara la potencia; nunca sabremos que pasó, salvo que los tres ocupantes del “Colibrí” murieron en el acto.

Los helicópteros fueron los primeros en intentar auxiliarles, lo que no fue fácil porque la lancha quedó boca abajo aunque sin apenas daños ya que la fibra de carbono había resistido bien el golpe, pero no sus ocupantes, que desprotegidos, había recibido el impacto con toda la fuerza de la caída y la velocidad. Los cuerpos fueron rescatados y llevados a tierra donde sólo se pudo certificar su muerte.

Tras el accidente el Colibrí fue devuelto a su base. Como apenas tenía daños, tras una profunda reflexión José Dolhem decidió seguir adelante con el proyecto, por respeto y honor a su hermano. Le fue colocada una carlinga transparente al estilo del que llevan los aviones de caza y participó en algunas pruebas más del campeonato, pilotado entre otros por Jean Pierre Jarier, otro ex piloto francés de Fórmula 1.

Apenas ocho meses después del accidente, el 16 de Abril de 1988, José Dolhem, tras negociar con algunos patrocinadores asuntos relacionados con la nueva temporada de off shore que estaba por empezar, salió de París en su avioneta en dirección a St. Tropez. Iba en compañía de cuatro personas relacionadas con dicho patrocinio y cuando estaban volando sobre Saint-Just-Rambert, cerca de St. Etienne, algo falló en el aeroplano, José intentó un aterrizaje de emergencia, chocó con unos cables del tendido eléctrico, la avioneta capotó y los cinco ocupantes murieron en el accidente.

José Dolhem dejó viuda y tres hijos y fue enterrado en el pequeño cementerio de Grimaud, muy cerca de Saint Tropez, en la misma tumba que su hermano Didier, con una inscripción en la lápida que dice “entre el cielo y el mar”, homenaje y recuerdo de dos hermanos que siempre estuvieron muy unidos y que murieron víctimas de su otra pasión, volar y navegar.

Didier nunca conoció a sus hijos y nunca contó públicamente sus sentimientos tras la tragedia de Gilles Villeneuve. No sabemos si en algún momento se sintió responsable o cuales fueron sus dudas y pensamientos a lo largo de los cinco años que sobrevivió a su compañero de equipo. Tampoco las personas de su entorno, aquellas a las que un día u otro Didier debió confesarles sus intimidades, han explicado lo que de verdad sintió por la muerte de Gilles, o al menos yo nunca he encontrado declaraciones fiables al respecto. Sólo se, sólo sabemos, que debió ser algo muy profundo, porque es innegable que a lo largo de aquellos cinco años Didier tuvo muy presente el recuerdo de Gilles.

Por eso, como homenaje a dos personas que habían quedado ligadas para siempre por su amistad y su disputa, por su historia y por su destino, por su recuerdo y por su tragedia, Catherine bautizó a los dos gemelos que él no conoció con los nombres de Gilles y Didier.

Fin

89 Comentarios

  • Borja Sanz dice:

    Vaya vida
    No conocía la historia del Colibrí. Que tragedias eso y lo de la avioneta.
    Saludos

  • Por eso pedí en el primer capítulo que nadie se adelantara, porque no todo el mundo conocía toda la historia, verdaderamente trágica.

  • Velocidad dice:

    …y con este epílogo… ‘c’est fini’
    Maese, he seguido toda la serie, aunque no me haya expresado en todas las entradas. Muchas gracias, enhorabuena y felicidades de nuevo. Historia de velocidad, intrigas, infidelidades, competencia, muerte, dolor, superación, celos…
    De todo, como la vida misma, pero con el racing en las venas y con gente de otra pasta.

    Te cogemos la palabra para el futuro, en cuanto al tema Senna (je je).

    Ea.

  • CONFITERO dice:

    Carlos, una vez más, felicidades y gracias por el relato.

    La foto con la Bultaco, una joya. Preciosa moto y los vaqueros hechos polvo. Se ve que se lo estaba tomando en serio.

  • Al (21prods) dice:

    Me he quedado prácticamente sin palabras. La verdad es que desconocía todo lo relatado, pero lo que no imaginaba es que más allá de un drama, me fuera a encontrar con toda una tragedia.

    Ya no sé cómo felicitarte Carlos, así que diré sólo eso, felicidades, y gracias,

  • Como se dice vulgarmente, cascó hasta el apuntador en esta historia… A pesar del trágico contexto, la ha disfrutado mucho Carlos, gracias, esto me ha lanzado ultimamente a revisar muchas carreras del año 90 para abajo.

  • garyf1 dice:

    Enhorabuena por el relato, el último párrafo es bestial…

  • VivaMansell dice:

    Trágica historia, solo como reflexión personal me parece tan absurdo culpar a Pironi de la muerte de Villeneuve como a Schumacher de la de Senna. La presión en el deporte siempre existe y los deportes de motor tienen un peligro que los pilotos conocen.

    Gracias y saludos!!!

    • Totalmente de acuerdo. De todas formas nadie culpó a Pironi de forma directa, sino al hecho de que Gilles llegó a Zolder fuera de sí. Pero como bien dices, si un deportista de élite no sabe aguantar la presión, apaga y vámonos.

  • Rofial dice:

    Muy interesante, aunque trágica, historia.

    Por cierto, si alguien le interesa, la Colibrí está expuesta en el Manoir de l’automobile de Loheac.

    Preciosas las Offshore de aquella época, como la mencionada Colibrí o la Martini Bianco de Cesare Fiorio.

    Gracias Carlos por descubrirnos todo esto a los que no lo conociamos más que “por encima” 🙂

    • Gracias a ti Rofial. Del tema de las Offshore no profundicé demasiado porque no son mi especialidad, pero se que el Colibrí fue restaurado, y creo recordar que este es un museo privado, de un coleccionista o algo así.

  • morzo34 dice:

    Guau Maese!!!!.

    Finalmente, tengo que decir que ha merecido la pena aguantarme las ganas de consultar en internet. El final es brutal… una pena.

    Con todo lo que debió luchar por recuperar su físico, para perderlo en apenas 5 años. El disgusto de aquél incrédulo doctor, tuvo que ser tremendo.

    Carlos, ya se que tienes que estar cansado de oirlo, pero nosotros no nos cansamos de decírtelo. Ha sido una pasada poder seguir este relato que nos has regalado esta pre-temporada, y ya solo nos queda esperar otro para el año que viene. Ah, y el epílogo…..

    Solo una pregunta, Carlos. Los hijos de Pironi, Didier y Gilles. ¿Ninguno ha intentado seguir los pasos de su padre? Hubiera sido un punto, tener en la parrilla a un tal Gilles Pironi…..

    Gracias por estos días Carlos.

    • raulherranz dice:

      Creo que si, en el “caralibro” los encuentras, aunque hoy en dia muy difícil lo tienen…

    • Gracias por los elogios Morzo. El disgusto por su muerte fue tremendo para todos. Los hijos intentaron algo, pero hicieron poca cosa. He leído varias historias sobre su apellido, como la de que sus padres no estaban casados y por tanto no podían llevarlo. La madre de Didier tuvo que adoptar como hija a Catherine, darle su nombre y así ella dárselo a los hijos.
      Pero esta historia no la tengo contrastada.

  • raulherranz dice:

    Muchas gracias por la historia Carlos, de verdad que merece la pena leerte.
    Mientras esperamos tu libro, con tu permiso recopilo estos post en un archivo para poder disfrutar de ellos en el ebook.
    Salud y suerte para todos esta temporada.

  • RoadRunner dice:

    Si que debió de quedar marcado por la tragedia………..los nombres que su mujer les puso a los gemelos creo que no dejan lugar a dudas ¿sabes si alguno de ellos se dedicó al automovilismo o algun otro deporte relacionado con la velocidad?
    ¿ Me puedes explicar que es eso que comenta @raulherranz sobre “tu libro”?

    Un saludo

    • Como le he dicho a Raúl, algo hicieron pero poco serio. En cuanto a “mi libro” como también le digo a él, no se de que me habla… a mi modo de ver no están los tiempos para escribir libros. Quizás intente algo diferente en Internet, lo estoy valorando.

      • raulherranz dice:

        Es que como todo el mundo reclama a Carlos que escriba un libro con sus vivencias y anécdotas, pues me uno a esa petición. Aunque con lo que lleva escrito no nos podemos quejar, solo en este blog ya hay un libro o dos…
        Yo lo que he hecho es juntar toda la serie en un pdf y copiarmelo en el lector de ebooks, que no tiene wifi.
        Asi puedo leerlo todas las veces que quiera…
        un saludo.

      • Al (21prods) dice:

        Carlos, cuando dicen que esperan tu libro es que quieren que me toque la lotería 😉 Como dije que te financiaría escribir un libro entero sobre el tema que tú quisieras… 😉

        En breve a leer el epílogo, ganas tengo.

  • Muchas gracias Carlos, una vez mas nos has dejado plasmado todos tus conocimientos de este apasionante mundo que a veces creemos que es de una dimensión distinta, pero al final debemos darnos cuenta que somos todos humanos. Un gran homenaje para estos dos hombres que en su época, “escribieron” su propio guión y que tu transcribiste magistralmente en estas entregas. Saludos.

  • chocoyuju dice:

    Muchas gracias por la historia. Hay algunas cosas que desconocía y ha sido bonito volver a recordar esa época de forma tan bien novela.
    De las críticas de Piquet a Ferrari por la supuesta inseguridad de sus coches… ¿Crees que, excepto el McLaren, cualquier coche de la época hubiera aguantado mejor los accidentes de Villeneuve y Pironi?
    En cuanto a su recuperación, parece que físicamente, por los test de F1 y el off shore, debió ser casi total pero anímicamente no. En una entrevista, el responsable de marketing de Philip Morris en F1 contaba que estar junto a él debia ser casi un infierno, que sufría muchos dolores e incluso gangrena tras tantas operaciones. Tanto era así que le vino a preguntar si buscaba matarse y le contesto: “no, pero si pasa, pasa”.
    Saludos.

    • No, no creo que los otros F.1 de la época fueran más resistentes, pero es cierto que hubo otros accidentes como el de Mass en Paul Ricard y no pasó nada.
      En cuanto a lo que dices de los dolores de Pironi y todo eso, pues no lo se, ya sabes que una vez muertos aparecen miles de frases en su boca. Depende de en que momento de su recuperación fuera eso.
      Y gangrena no, eso es amputación asegurada según creo (a ver si Salinas reaparece por aquí y nos saca de dudas).

      • chocoyuju dice:

        Pues tienes razón con lo de la gangrena. Hace tiempo que lo lei, en Grand Prix International, he puesto eso por no poner que decía que olia mal, que me parece muy fuerte… e igual me he pasado.

  • epigono dice:

    Buena historia y trágico final. Como siempre, me quito el sombrero.

    Me he permitido (sin permiso previo y para uso particular) confeccionar un “librito” de 26 páginas en PDF, sin quitar ni poner una coma de su publicación original, del ESCANDALO 2007.
    Así pues si Carlos lo permite, está a disposición de quien lo quiera. No he sabido ponerme en contacto directo con Mr. Castella pero aqui queda mi ofrecimiento.
    Gracias de nuevo .

  • Piteich dice:

    Madre mía, qué dramón… qué historia!!!. Hay tal cantidad de desgracias, accidentes y tragedias que si a algún guionista de cine se le hubiera ocurrido escribir algo así yo habría pensado: “este tío se ha pasado 3 pueblos… esto no hay que se lo crea”. Y sin embargo, la realidad supera ampliamente a la ficción. Lo de Dolhem me ha dejado helado (una vez más) pues ni lo sabía ni lo esperaba.

    Carlos, ha merecido absolutamente la pena “seguir tu ritmo” y esperar a cada entrega. Ahora ya profundizaré por mi cuenta en algunos detalles, a ver qué encuentro en la red. De todas formas, parece mentira que una historia tan “así” sea quasi desconocida para el aficionado medio como yo. Esto dice muy poco de la información que ha llegado de aquella época a nuestros días y dice muchísimo de este blog asi que aquí estaré esperando la siguiente saga (que espero que no tarde en llegar 1 año, que ya sabes que eres el gran culpable del “Síndrome de abstinencia a historias del motosport” 😉 ) … aunque no debes preocuparte, que por supuesto seguiré como siempre todas las entradas del blog.

    Y para terminar, que nunca está de más, muchísimas gracias a todos por las aportaciones, algunas de ellas fantásticas y súper enriquecedoras.

    • Gracias a ti Piteich, por eso escribo este tipo de historias, para contar cosas diferentes. al final voy a sentirme culpable con eso del “síndrome de abstinencia”.

      Y como siempre dice mi padre, “la realidad siempre supera a la ficción”.

  • Alberto Navarro dice:

    Estimado Castella, estas MAGNIFICAS narraciones nos confirman que “LA REALIDAD SUPERA LA FICCIÓN”.
    Muchas gracias
    Salu2 desde México

  • Manel dice:

    Hola Carlos, por motivos personales no entro demasiado ahora por los blogs y sitios webs, pero me enganche a esta serie y ha merecido la pena. El final bastante dramatico y en cierto modo al estilo romantico del piloto de velocidad de siempre; aventuras, pasion, enfrentamiento y al final dramatismo. Con el automovilismo moderno (y este año nos demuestra que nunca sera suficientemente seguro) parece que esa atmosfera de aventura, decision, y desprecio a la muerte ha desaparecido de la vida de los grandes pilotos, pero para muchos de nosostros eso es parte de lo que nos ha enganchado a este fantastico deporte, lo que no quita que se te encoge el corazon con historias como la que nos has regalado.
    Gracias por la serie y por tu trabajo, y esperando la siguiente entrada en el blog, ya sea actual o de alguna de tus investigaciones o experiencias.
    Saludos a todos.

    • Gracias Manel, aunque resulte paradójico, es evidente que los altos estándares de seguridad actuales (que por supuesto son bienvenidos) le han quitado algo de épica al automovilismo. Pero pensándolo bien, eso debe ser inherente a todos los deportes, hoy todo es demasiado profesional.

  • Cheno dice:

    Pues lo de “el colibri” si lo recuerdo vagamente; impresionante relato final, un digno colofón a una gran historia; sinceramente creia difícil superar el del año pasado por estas fechas sobre el 2007 y el asunto del espionaje, pero me equivoqué. 😉 Un autentico lujazo haber disfrutado estos dias con esta historia.
    Un saludo y Muchas gracias!.

  • Ramon cin dice:

    Gracias por el relato, impresiona saber el final y, efectivamente, da para una película de oscars.

  • Gonzalo dice:

    Wow.. No se que figura literaria podria ser inventada o no en esta entrada, pero ese nombre de colibri y luego que el mismo “pajarito” “genere” tan mounstruoso accidente de matar a Pironi y los otros 2.. Impactante. Y el final si que es de novela.. Gilles y Didier.. tengo curiosidad de ver como han crecido esos gemelos. Tal ves se aman y se odian a la ves.
    Gran historia Carlos. Solo sabia que Gilles murio y que fue por la presion de aquella “traicion” de Didier. Pero no sabia toda la historia anterior ni muchas cosas despues, menos del nombre “colibri”. Si recuerdo que murio en accidente de lancha. No fue cercana la fecha en que murio el esposo (Stephano Casiragui) de Carolina der Monaco? Caroulina de Monaco es otra gran historia pero del tenis!!! jejeje Estuvo con Vilas, Borj y no se cuantos mas.. bueno eso ya no es de F1

    Gracias Carlos, gran historia. Aqui hubo mas drama y sentimiento. La del anio pasado fue mas de espias, suspenso e intrigas.. Sensacionales temas!
    Felicitaciones!!!

    Yo creo que tienes varios temas para el proximo anio: Te mando mis sugerencias:

    1. La Vida de Bernie Ecleston (como se hizo de la F1 y a que costo)
    2. Senna vs Prost en McLaren (segun Carlos Castella)
    3. Ferrari se carga a Irvine y le niega el titulo, “la conspiracion roja”
    4. No se si el campeonato de 1986 sea para una historia asi..
    pero fue uno de los mejores!
    5. La muerte de Senna puede ser una gran historia. Los previos anios de lucha contra los williams y luego como fue su ultima temporada en 1994. Las “trampas” de Benetton y la real causa del accidente (Segun Maese)

    @raulherranz y epigono..
    me pueden pasar sus copias de los capitulos del anio pasado y este?
    Un abrazo!

    • Creo que Stefano murió años después en un accidente similar, y si hemos de hacer caso a Internet, uno de los asistentes al entierro fue Alain Delon, que iba acompañado por Catherine Blayne. Pero ya digo que esto es de Internet, no se si es cierto o no.

      En cuanto a los temas que propones, pues gracias, pero ahora mismo estoy un poco fatigado, ya pensaré en el del año próximo más adelante… aunque tengo a medias una historia…mmmm ya veremos.

    • raulherranz dice:

      Yo creo que el que debe pasarlas es Carlos, si a él le parece bien.
      un saludo

    • ivan dice:

      Sofware ilegal de launch control para las salidas se encontro pero fue imposible de demostrar que se uso -principio de temporada-.. Nada de control de traccion como se vendio desde Williams.Por cierto a Ferrari y Mclaren se les encontro tambien sofware ilegal e incluso esta ultima tuvo que pagar una multa de 100.000 dolares.
      FIA had no evidence the software was ever used, so teams found with the software received little to no punishment.
      No traction control software was found to be in the Benetton cars, however.
      El filtro de gasoil que se habia quitado pues resulta que todas las escuderias menos cuatro lo habian quitado.
      The night before the hearing, however, the FIA were informed by Larrousse, one of the other teams competing in the championship, that they were informed by Intertechnique in May to remove the filter from the refuelling rig, a point Flavio Briatore made in prior meetings that all but four teams had removed the filter.

      Para ser correctos pongamos ” 1994 año de trampas ” ¿persecucion Fia a Schumacher en beneficio de Hill?.¿Por que se sanciono con dos carreras si la bandera negra fue mostrada mas de 15 min despues del altercado (Lo cual va contra el reglamento?

  • Chueco dice:

    No he querido comentar nada hasta que no acabase la historia y la verdad es que no sé muy bien qué decir, me he quedado sin palabras, gracias por compartirlo con todos nosotros.
    Conocía parte de la historia de Pironí pero no con tanto detalle. Para mí siempre ha sido un piloto “especial” porque cuando era crío (no tendría más de 3 años) decía a la gente que yo era Pironí… Así que gracias por esta historia de mi primer recuerdo de la F1, Carlos.

  • rafael dice:

    Felicidades Carlos. La muerte de Pironi fue tratada en los telediarios de la época pero de forma muy ligera. Recuerdo la mención del luctuoso hecho junto con una imagen efímera de la lancha siniestrada, apenas segundos de información. Me impactó y cuando se lo comenté a mis hermanos y algunos amigos casi se habían olvidado del piloto francés. El nombre de Pironi sería recordado hoy en día con total seguridad de no haberse accidentado en Alemania.

    • Si claro, como piloto de Fórmula 1 ya estaba lejos, y los de Off Shore sólo son noticia cuando se accidentan. Perdona pero no entiendo tu última frase, supongo que te refieres a que sería recordado por haber ganado el mundial.

      • rafael dice:

        Exacto. Tengo muchos amigos y conocidos que no le interesan para nada el automovilismo pero que son capaces de reconocer nombres del pasado como Mansell, Piquet o el mismísimo Villeneuve, pero que escuchan el de Pironi y no saben de quien se trata.

  • paw27 dice:

    …ahora que la serie ha acabado, gracias y enhorabuena Carlos! sensacional relato como nos tienes acostumbrados!!

    conocía la historia, como tantos otros, muy por encima. Los pequeños detalles y anécdotas aquí añadidas le dan una nueva dimensión a la historia.

    se hará largo el año esperando el próximo serial!! jeje

    Saludos!

  • cies dice:

    La historia empieza titulandose Gilles y Didier y termina igual, ¡te ha salido redonda, felicidades!.
    ¡¡Que homenaje tan bonito le has hecho a ambos pilotos!!, estoy emocionado.

    Por si haces epílogo dejo pendiente un comentario sobre que ha supuesto para mí este serial, de que me ha servido conocer toda la intrahistoria, quiero compartirlo con todos vosotros.

  • Jaime dice:

    Lo dicho, de película. Los nombres de los gemelos, vaya colofón. Lo que me ha sorprendido es lo de Dolhem.

    Enhorabuena por la serie, Carlos. Ha estado a la altura de la historia. GRANDE.

  • Juan Quijano dice:

    Ole!!
    No tengo palabras para como, el cierre de la historia ha dado el empaque y la consistencia a una historia que, finalmente, es de las que se rememoran una y otra vez.

    Gracias.

  • Machaquito dice:

    Nada original ni nuevo en mi comentario.
    Estupendo colofón a la serie de este año y, ciertamente, me ha impactado el nombre de los gemelos.

    Gracias

  • Iñaki dice:

    Como siempre un placer leerte, Carlos. Sin llegar a vivir esa época es una suerte poder leer información de lo que aconteció desde un punto de vista más orientado a lo personal, ya que publicaciones como Autocourse o similares sabemos que se centran más en la competición.

    Gracias.

  • Carles dice:

    Una buena entrada, al igual que la anterior al que me gustaria añadir algunas cosas aqui comentadas, para a quién le interese esta historia:

    El nombre de la empresa náutica “Leader”, fué un guiño al cómic creado por Jean Gratón en 1957 “Michel Vaillant”, y en dónde “Leader” siempre fué el mas directo y peligroso rival de “Michel Vaillant” protagonista principal del cómic y del que Pironi fué un seguidor en su infáncia.
    Efectivamente, en 1985, Pironi se subió de nuevo a un monoplaza de F1. Fué en el circuito privado de Jacky Setton, importante hombre de negocios y por entonces tambien importador Pionner en Francia. Y el coche elegído para ello, fué ni más ni menos que el propio Williams FW08 con el que habia ganado Keijo Rosberg ese mundial de 1982. Todo y más que un símbolo. Con el Williams, marcó el récord absoluto de ese circuito, `por entonces en manos de Patrick Tambay. Tambíen rodó en ese año y circuito con un Ferrari 312 T4, propiedad también del mismo Setton.
    Como se dice aquí, en 1986, fué el responsable de la presentación del nuevo AGS( basicamente un chasis antiguo y reciclado de un antiguo Renault de F1) de su amigo Henry Julien y en el que ya hubo problemas técnicos en su dia de presentación.

    Las cosas fueron mas sérias en el circuito de Dijón. Aprovechando unas pruebas que el equipo Ligier-Gitanes debía de hacer allí, y con la amabilidad de Guy Ligier, Pironi daba un gran número de vueltas al circuito y acabando la jornada, a dos o tres décimas mas lento que Arnoux (lo digo de memória) por entonces piloto oficial y en plena campaña 1986, y con una monta de neumáticos algo más blanda superando los regístros de su amigo. Aún así, al final no se concretó nada más en sério.
    De todos modos, en 1987. el mismo Pironi, durante la celebración del “Roland Garrós”, manifestava que habia estado a punto de fichar por Mclaren para la temporada en curso. Incluso lo habia hablado con Alain Prost mostrándole éste su entusiasmo al poder ser ámbos compañeros de equipo. Al final, y por causas no del todo claras no había fructificado el contrato. De todos modos, si se confirma que estuvo a punto y algo finalmente ocurrío, como relata el mismo John Hogan, figura indisociable a Marlboro, y responsable de todas las actividades de ésta marca de cigarrillos en el mundo de la F1. Preguntándole durante todos esos años en el Gran Circo, sí se arrepentía de alguna cosa o haria alguna de otra manera, Hogan respondía que de arrepentirse solo de una: No haber apoyado e insistido más para que Pironi ocupase el cockpit del segundo Marlboro Mclaren.
    Sin darse por vencido, y aprovechando sus contactos ahora con Lamborghini al propulsar su “Colibrí” , Pironi presentaba a Gerard Larrousse a Emile Novarro, presidente por entonces de Lamborghini, y de allí salía una alianza entre Lambo y Larrousse, que debutava como co-propietario de un equipo de F1.

    Como explíca el mismo Larrousse, el 20 de agosto de 1987, tres dias antes de la muerte de Pironi, estuvieron discutiendo hasta las 2 de la madrugada el contrato que ligaria a Didier Pironi al equipo de F1 de Larrousse para 1988. Continua Larrousse que estaba ya todo hablado y con el Ok de ambos, para que pilotase uno de los monoplazas y así poder hacer después de tantos años y esfuerzos, su vuelta a la F1.

    En cuanto al incidente con Gilles, es bien cierto que Didier pocas veces habló de ello.

  • Carles dice:

    El periodista Gerald Donaldson escribió que trás la muerte de Gilles Villeneuve, Pironi había llenado su casa de fotos de ellos dos juntos. Por otra parte, en la entrevista que le hace Toni Dodgins en la “Autosport” del 3 de julio de 1986, en un momento de la conversación, el mismo Pironi se lo hace venir bien para hablar de Villeneuve, evidentemente el periodísta no és ajeno a ello y le pregunta sobre Gilles y la controvérsia del GP de San Marino.
    Y un año antes de su muerte, el francés, manifestaba lo siguiente:
    Cuando yo pasé a Villeneuve la primera vez fué debido a que el cometió un error y se salió fuera de la pista. El primer “Slow”, lo pusieron unas vueltas después cuando yo iba primero. Más tarde Villeneuve me adelantó por entonces, sabiamos que teniamos mucha gasolina (por lo del pacto a media carrera). De ese pacto entre los 4 pilotos, nádie del equipo sabía nada,proseguía Didier, Piccinini y Larrousse no sabian nada, sólo algunos mecánicos lo sabían e insta a que pregunte a Prost y Arnoux, que le responderan lo mismo. Algo que hizo años después Mark Hugues.

    Esta fué de las poquisimas ocasiones que Pironi habló sobre ello.

    En cuanto al museo que está ahora expuesto el “Colibrí”, és efectivamente el del Manoir de l automobile de Lohéac, museo privado, pero que és propiedad de Monsieur Auto-Hebdo o de la no menos clásica “Echappement” entre otras, Michel Hommell. Museo grande y totalmente recomendable.

    En cuanto a lo de la pierna que olía, leí eso en un F1 Racing, en dónde se entrevistaba precisamente a John Hogan. Textualmente ponía que “apestaba”. Con el tiempo y viendo que sucede bastante a menudo, creo estas hiperbóles són más “culpa” del traductor, que de los mismos periodistas que escriben el artículo original.

    En cuanto a lo del Alain Delon y Catherine Bleyne, lo cierto es que en aquellos años tuvieron una relación , y por poder ser, podria haber sido factible que hubiesen asistido al funeral.

    Para acabar, me gustaria decir que sus dos hijos, se llaman Didier-Gilles y el otro Gilles-Didier, de este modo como dijo su madre, ningúno de los dos podrá decir que no llevan el nombre de su padre. Y como dijo también su madre, el nombre de Gilles, (aunque, con Pironi, núnca se habia hablado sobre esa posibilidad), viendo Catherine Goux, todo lo que habia pasado y sufrido por la desaparición de su amigo Villeneuve y haber traspasado éste, sín poder haber hecho ellos las paces, creyó, que seria un bonito homenaje al amigo perdido.

    Si bien he sido crítico con alguna de las maneras de enfocar y tratado algunas acciones de Pironi aquí, tampoco puedo negar que me han gustado mucho las dos últimas entradas, en especial la esta y en concreto el final de la historia, en dónde el final emocionante, humano y sentido terminan esta história. El final que me hubiese gustado leer en muchos sitios, finalmente lo he encontrado aquí.

    Un sincero saludo

  • Kcharro dice:

    He querido esperar aunque, ventajas de la edad, el final era conocido. Ha sido una serie de entradas que explican con el habitual rigor una de las mayores tragedias del deporte del motor contemporáneo. Y no cabe sino darte una vez más las gracias y felicitarte por lo relatado, Carlos. Yo tenía 15 años cuando emitieron en el TD de la noche las imágenes del accidente de Gilles, y lo cierto es que desde los medios (principalmente TV, prensa escrita y revistas especializadas, que era lo único a que uno tenía acceso) se estaba vendiendo la imagen de un Pironi “villano” y conspirador en contra del héroe que tan pronto iba a desaparecer. Curiosamente, también recuerdo el anuncio televisivo de la muerte de Didier en menos tiempo y sin imágenes, pero no me causó el mismo impacto, aunque lamentara la pérdida del “ángel caído”. De las andanzas particulares de ambos apenas habían datos, salieron a la luz con posterioridad a la muerte de Didier. Uno ya va sabiendo que nada es blanco ni negro en su totalidad, las tonalidades de gris son las abundantes en todas las partes implicadas. Pero no dejo de añorar la garra (a veces rozando con la imprudencia) de este tipo de pilotos (los dos y tantos otros desde que me enganché a estas cosas) comparados con los actuales “gladiadores”, con mis respetos a unas personas capaces de dar lo mejor de unas máquinas. O tempora O mores, que decían.

    • Es de esas cosas que impactan y que por tanto recuerdas toda la vida. Es cierto que aquellos pilotos tenían una garra y una vida muy distinta de los actuales, pero son los tiempos que corren. Ahora todo es “políticamente correcto”, aunque como bien dices nada es blanco o negro.

  • JESUS dice:

    Esta serie, hay que copiarla, pegarla en un documento word, imprimirla y releerla en papel impreso como han de leerse, como se leen las buenas novelas, la literatura en suma.

    Novela Negra, no es, pero tampoco encuentro un género donde encasillarla, o tal vez si sea de la Serie Negra, o hayas inventado un nuevo genero, la Novela de Carreras,…Seguro que los americanos ya le han dado un nombre

    Recuerdos

  • Jorge Garcia dice:

    En definitiva, una serie exquisita Carlos. Muchísimas gracias por todo lo relatado y decirte que este blog va a trascender.

  • Mazur dice:

    Carlos, como te han dicho el resto de lectores y yo mismo en varias ocasiones ( todas, vamos…) este blog es simplemente GENIAL. Enhorabuena por tenerme(nos) enganchado al monitor leyendo tus entradas!!!!

  • luis4v dice:

    Hola Carlos.
    Te leo hace tiempo (poco) pero nunca escribo. Tus entradas me gustan todas, pero esta serie me ha encantado, sobre todo como la has contado y el último parrafo, genial. La verdad no he podido evitar escribirte esto para decírtelo.
    En fin, muchas gracias.

  • Serginho dice:

    Buenas tardes Carlos,

    Desde hace mucho tiempo voy siguiendo con mucha curiosidad este gran blog. Pero desde hacía poco mas de un mes no había podido entrar. ¿Y que me encontré? una gran historia novelada de la temporada de 1982 que, debido a mi edad, 33 años, desconocía totalmente…

    Sabía que Villeneuve murió en Zolder ese año…pero desconocía todo lo otro: la guerra entre Bernie-Fisa, la guerra entre equipos por la guerra anterior, la guerra dentro de los equipos (Ferrari-Renault), las desavenencias matrimoniales de algunos pilotos…y como ganó el campeonato Rosberg…¡¡¡eso si que tocarte la loteria!!!…

    Por tanto, hoy que he acabado la serie (…faltándome aun el epílogo…) te doy las gracias por regalarnos esta gran história que nos ha dejado a todos boquiabiertos y con ese gran final: “Catherine bautizó a los dos gemelos que él no conoció con los nombres de Gilles y Didier.”,
    Me he quedado…a cuadros….

    Serginho

    • Hola Serginho, gracias por estar aquí y por comentar. Me alegro de que te haya gustado mi relato, pero es que fue un episodio impresionante y que siempre me interesó. Por eso tenía recopilada mucha información.

  • Para cuando una del tragico 1994 Carlos?? De eso o relacionado con Senna jeje

  • David F Tagliaferro dice:

    Increíble, solo eso! Gracias por esta novela, tengo solo 19 años pero desde que vi a Gilles no tengo un mayor ídolo que el, corro en Kart y ojala algún dia tenga el 10% de sus habilidades. Había muchos datos que no conocía de la historia, y estuve 2hs leyendo atentamente y sin descanso cada capítulo. Espectacular, muchas gracias por hacerme conocer mas sobre mi mayor ídolo, sobretodo por no haber vivido en sus días. Salut Carlos y Salut Gilles! #27

Publicar un comentario