Un par de astronautas

24 enero, 2016 Otras cosas

El automovilismo es una especialidad que siempre ha provocado el contacto de personajes de otras especialidades que de vez en cuando se acercan a las carreras, ya sea para probarlas o para lucir su palmito.

zSBXAqf_opt

La lista de actores, actrices, deportistas, famosillos y demás personajes inclasificables sería interminable, pero en el repaso general que estoy haciendo a muchas de mis cosas he encontrado a dos un tanto curiosos: un astronauta americano y uno ruso.

s65-4610_optEl primero es Charles “Pete” Conrad, Jr. nacido el 2 de junio de 1930 en Filadelfia y que fue el comandante del Apollo XII que alunizó con el modulo “Intrepid” en 1969. Fue el tercer hombre en pisar la luna y uno de sus sueños era correr en el Nurburgring, cosa que hizo en 1975 al participar en una carrera de Fórmula Súper Vee, unos pequeños monoplazas animados por motores Volkswagen que tuvieron mucho éxito por su sencillez.

Ignoro en que posición acabó Conrad, ya que no he encontrado casi nada de él relacionado con el automovilismo, lo cual me sorprende y me permite apreciarlo, por cuanto es difícil imaginar que un astronauta de Filadelfia deseara fervientemente correr en el Nurburgring y lo llevara a cabo. Pete murió en 1999, a raíz de un accidente de moto en California.

El otro astronauta que he encontrado y que tuvo una breve relación con el automovilismo es el ruso Vasili Tsibliyev, quien en 1998 fue invitado a subirse al McLaren MP4/98T biplaza en un acto promocional en el circuito de Brno, subiendo de pasajero con Martin Brundle al volante.

Esta es una experiencia que todos hemos deseado hacer y todos los que han tenido esta suerte han bajado del coche encantados, pero no fue el caso de Vasili, ya que la experiencia no le impresionó lo más mínimo.zibliev_opt

Acostumbrado a los trajes espaciales, el mono y el casquito reglamentarios no le parecieron nada del otro mundo; después, preguntado por las fuerzas G en curva, comentó que estaba acostumbrado a ellas, ya que en los planes de entrenamientos tenían que resistir dos minutos seguidos fuerzas de 8 G, así que de las que había sufrido dentro del biplaza casi ni se había enterado.

Vasili hacía poco que había regresado a la tierra tras estar tres meses en una base espacial para repararla, con el riesgo y la responsabilidad de que si no lo conseguía la nave y los que estaban dentro podían quedar a la deriva en el espacio. Así que después de semejante experiencia, subirse a un Fórmula 1 no le había provocado ningún temor y la experiencia de tres vueltas al circuito le pareció poca cosa. Y es que en este mundo (y por lo visto incluso fuera de él) todo es relativo.

PD: La foto de apertura no corresponde a la experiencia de Vasili en Brno.

9 Comentarios

  • Andres dice:

    Saludos…a que cosmonauta tan exigente.
    Pero bueno, tal vez si hubiera corrido de manera normal, tal vez se hubiera emocionado mas.
    Del astronauta me sorprende que eligiera el Nurburgring en lugar de Indy, ya que tiene maa difusión de manera local.
    Eso si, de que fue para los dos una experiencia unica, no lo dudo.

  • Jacobo dice:

    Efectivamente, todo es relativo. A buen seguro el Rey Juan Carlos quedó más impresionado por su garbeo con Brundle en el McLaren biplza en Montmeló 1999… Y eso que seguro que el bueno de Martin no apretó tanto con un miembro de la realeza a bordo, como con el cosmonauta. A lo mejor, habría que haberle subido con Mansell en el Minardi biplaza para que se llevara una mayor impresión… jajaja

    • Carlos Castellá dice:

      Es probable que a Martin le recomendaran mas calma con unos que con otros. Lo que si se es que a pesar de ir de pasajero Juan Carlos perdió dos kilos aquel día.

  • Sergio dice:

    -En efecto soy el pesado de siempre…- pero ll primero que decirte es que me gustan tantos tus comentarios que por eso pregunto tanto
    Lo primero quería saber si estarás algún día en los test de BCN igual puedo ir alguno de los días y sería un gran honor una foto contigo
    En segundo lugar te quería preguntar si estarás este año en MovistarF1 ahora que también tienen la GP2
    Muchas gracias y saludos
    Eres un crack

    • Carlos Castellá dice:

      Mis planes son ir a los test, pero aunque iré varios días, no se todavía cuales ni cuantos ni cuanto tiempo. En cuanto a Movistar Plus, estoy a la espera, como casi todos. Ya veremos lo que quieren hacer y con quien cuentan para ello. Gracias por los elogios y por supuesto encantado de que entres a preguntar cosas.

      • Sergio dice:

        Gracias por contestar y por tu amabilidad siempre. No sé porque Movistar siempre hace esta incertidumbre, porque me acuerdo que el año pasado estabais igual. Un abrazo

  • TALsite dice:

    Hola a todos. Mi primer comentario en este blog, del que soy asiduo lector, -aunque no había comentado-, ya que la F-1 es una de mis pasiones desde que cayó en mis manos adolescentes una revista Autopista especial Jarama F-1 allá por 1975….
    Otra de mis pasiones (en realidad cualquier cosa “conducible” y que sea rápida) es la astronaútica, sobre la cual hasta tengo un pequeño blog. Así que ante este tema no podía sino empezar a comentar…..

    Me gustaría aportar que efectivamente Conrad, así como los primeros astronautas de la NASA, especialmente los del Proyecto Mercury (Grupo 1) eran apasionados de la velocidad, pilotos de prueba de los aviones caza experimentales más rápidos. La pasión se facilitó cuando conocieron a Jim Rathmann, un antiguo ganador de Indy 500 y que tenía una concesión de GM en Florida, y que pasó a facilitarles Chevrolet Corvette en unas condiciones económicas muy favorables. De los 7 primeros astronautas, todos menos Glenn que mantuvo un viejo Volkswagen, tuvieron su Corvette. Míticas eran las carreras con los Corvette por las desiertas playas nocturnas de Cocoa Beach. Muchas de estas cosas, además de las implícitas de astronautica, se cuentan en el libro -no la pelicula, que es una floja adaptación- “Elegidos para la gloria (Lo que hay que tener)” de Tom Wolfe que os recomiendo por el buen hacer del autor y su amenidad. Varios de esos astronautas después llegaron incluso a competir en carreras locales menores de los Estados Unidos… para terror de la NASA que lo veía como un riesgo para los integrantes de su programa espacial tripulado.

    En cuanto a Vasily Tsibliev simplemente decir que sí, que efectivamente ellos son entrenados en centrifugadoras donde llegan incluso a picos de 12G de aceleración, algo que nunca suele darse en una misión espacial, pero que sí entrenan por si acaso hay un descenso balísitico o un aborto de lanzamiento.
    Tsibliev, como comentas, acababa de regresar el 14/08/1997, misión que todos recordamos porque un carguero Progress no tripulado, bajo mando remoto de Vasily, había impactado contra la Estación Espacial MIR rusa. Era un procedimiento para el que no había sido entrenado suficientemente en Tierra, y cuando aterrizaron él y su compañero Alexandr Lazutkin, fueron tratados como culpables del choque, negándoles los honores que se otorgan en sus regresos, y abriéndoseles un expediente con investigación de lo sucedido….. así que tampoco me extraña mucho que la vuelta en el McLaren tampoco le impresionara mucho, pues igual su cabeza estaba a otras cosas.

    Felicidades por el blog, y perdón por el tocho.
    Saludos.
    Carlos

    • Carlos Castellá dice:

      ¡Uf! ¡fantástico! gracias Tal, excelente aportación. La verdad es que no investigué demasiado, me hizo gracia la primera anécdota y cuando encontré la segunda ya las junté para hacer una entrada. Me pareció entender que Vasily fue el que salvó la nave, no el que la estrelló, pero por supuesto no voy a poner en duda lo que dices porque está claro que sabes muy bien de que va esto.

      En cuanto a los Corvette, no recuerdo eso en el libro de Tom Wolfe. Lo he leído dos veces a lo largo de mi vida, ¡tendré que plantearme una tercera lectura!

Publicar un comentario